Archivo de la etiqueta: nutrición

Enfermedad Celíaca

En pleno siglo XXI nos inundan los envases y llamadas de los supermercados que nos indican la ausencia de gluten en algunos de sus productos. Pero, ¿realmente se conoce qué es el gluten?, ¿implica algún beneficio en las personas sanas?

Gluten

El gluten es el conjunto de proteínas presentes en determinados cereales, fundamentalmente trigo, cebada y centeno. No es un producto tóxico y su ingesta no es perjudicial, salvo que se padezca uno de los tres trastornos señalados a continuación relacionados con su ingesta, en los que el tratamiento consiste en eliminar el gluten de la dieta (algo que supone un reto en nuestra sociedad, donde hasta un 70% de los alimentos manufacturados pueden contener gluten):

  1. Alergia al gluten: proceso alérgico de extrema gravedad, con síntomas muy claros pocos minutos tras su ingesta: hipotensión, taquicardia, lesiones cutáneas… Afortunadamente es una entidad rarísima.
  2. Enfermedad celíaca: enfermedad autoinmune en la que el propio organismo genera anticuerpos contra el gluten, desencadenando una inflamación y una lesión a nivel del duodeno, un segmento del intestino delgado. Sucede en individuos genéticamente predispuestos, pudiendo afectar al 1-3% de la población. La mayoría de celíacos permanecen sin diagnosticar ya que los síntomas son muy variables, desde una clásica diarrea en niños, a osteoporosis, depresión o infertilidad en adultos en ausencia de clínica digestiva. Dados los múltiples síntomas que presentan los adultos, se describe como una enfermedad camaleónica, desde el Ministerio de Sanidad se ha elaborado recientemente un documento en el que participamos diversos especialistas, para mejorar su diagnóstico.
  3. Sensibilidad al gluten no celíaca o intolerancia al trigo: alteración en el sistema inmune diferente al de la enfermedad celíaca, sin originar lesión duodenal importante. Es una enfermedad emergente. Su prevalencia en España ha llegado a estimarse en el 10%. No queda claro si es el gluten u otro componente del trigo el que genera los síntomas, digestivos fundamentalmente, como dolor abdominal y distensión.

Enfermedad Celíaca

Denominada así por Areteo de Cappadocia en el siglo I a.C. (Koeliacos, “que sufren del intestino”), la enfermedad celíaca es la eterna desconocida y olvidada pese a su prevalencia y trascendencia. En pleno siglo XXI permanecen sin diagnosticar la mayoría de pacientes. El tiempo transcurrido desde que aparecen los síntomas hasta su diagnóstico es de más de 10 años. Quién tenga un niño celiaco podrá pensar que esto es una exageración, y recuerden como a su niño: se le inflamó el abdomen, tenía diarrea, le hicieron una analítica o gastroscopia y todo fue rápido, pero la realidad es que un reto de la medicina consiste en identificar a los celiacos adultos, hoy en día más de la mitad de los nuevos diagnósticos.

Dieta para el paciente celíaco

El pediatra holandés Willem Dicke, observó como en la postguerra de la Segunda Guerra Mundial, las carencias de suministro de trigo asociaron una mejoría de los pacientes afectos y como sufrieron una recaída posterior tras su reintroducción. Esta acertada observación pudo llevar al tratamiento de estos pacientes. Dado que la retirada del gluten de la dieta revierte los síntomas y las lesiones intestinales de los pacientes, la dieta del paciente celíaco debe basarse en alimentos naturales que no contenga gluten (fruta, verduras, carne, pescado, leche, huevos, arroz, maíz, legumbres) ni que hayan sido contaminados por contacto con él. Al adquirir productos envasados, deben comprobarse sus ingredientes, siendo recomendable que dispongan de un sello oficial avalado, como el de FACE o el internacional de la espiga, que certifique la ausencia de gluten. Debe incrementarse la precaución con las 3 P: panaderías, pastelerías y pizzerías, donde la contaminación con gluten puede ser muy frecuente salvo que se tomen las medidas oportunas y confiar en establecimientos avalados por entidades como FACE.

El mayor handicap de la enfermedad celiaca es la dificultad para poder compaginar esta dieta socialmente: en bares, restaurantes, etc. Además, la falta de terapia farmacológica que solucione las limitaciones de la dieta, ha lastrado los avances en el conocimiento de la enfermedad celíaca. Sirva de ejemplo la diabetes: el tener un lucrativo tratamiento farmacológico ha hecho que su nivel de conocimiento científico y social sea infinitamente mayor.

Desde My Doctor App, un equipo de endocrinólogos y nutricionistas expertos en el manejo de estas enfermedades pueden ayudarte con tus dudas del día a día, de manera rápida y sencilla.

Dr. Álvaro García-Manzanares Vázquez de Ágredos.

Especialista en Endocrinología y Nutrición. Hospital General La Mancha Centro, Alcázar de San Juan, Ciudad Real (SESCAM)

 

Diabetes, ¡plántale cara!

No sé si tengo que guardar siempre la insulina en la nevera. No quiero hacerme más controles porque me duelen más esos pinchazos que los de la insulina. Ayer me bajó a 45 el azúcar y me asusté porque no sabía qué hacer. Hoy no saldré en bicicleta porque me da miedo. Me ha dicho el endocrino que tengo lipodistrofia, pero no sé qué significa y no he preguntado dónde me puedo pinchar. Hoy he vomitado, no voy a comer y no sé qué hacer con la insulina. En el centro de salud no me dan cita y mi pareja no me entiende. Me encuentro tan solo a veces…

Puedo imaginar mil dudas con las que un diabético lidia todos los días. Al preguntarnos acerca de las ayudas de las que disponemos para hacerle frente, me atrevo a lanzar algunos mensajes, sabiendo que quienes mejor conocen esas respuestas son los que sin descanso “luchan con el azúcar”.

Cada vez somos más los implicados en la diabetes, dada su gran repercusión y prevalencia. Facilitar que los pacientes sean independientes en su manejo de forma progresiva, posibilitará que puedan alcanzar una supervivencia similar a los pacientes sin diabetes y tengan una mayor calidad de vida, afrontándola con menos limitaciones y de forma más electiva. Consciente de que esto no es sencillo, ampliar los recursos para hacerlo posible forma parte del compromiso diario del especialista para con sus pacientes.

Principales herramientas para gestionar tu vida con diabetes

Sin duda, la primera y más importante herramienta para lograr esa independencia, es el propio paciente. Cuanto más aprendas sobre tu diabetes, con buen fundamento y no solo con tu propia experiencia, más recursos tendrás para desarrollar tus habilidades y conocer tus limitaciones, ayudándote a superar dudas y situaciones difíciles del día a día. Conocemos buenos ejemplos los que convivimos en el mundo de la diabetes. Hemos encontrado pacientes que se han ido superando y aprendiendo, y ahora se manejan de forma ejemplar, no sin esfuerzo, enseñándonos al resto. A alguno de ellos lo podemos encontrar en internet gracias a su generosidad para compartir sus experiencias. Buena muestra de ello son:

Dani Royo >

Óscar Briñas >

Marcelo González >

Otro pilar importante es tu entorno. Explicarte, dejarte cuidar, escuchar. A pesar de no sentirte comprendido en ocasiones, si tu familia o amigos están cerca es porque te quieren. Eso vale mucho. Cuenta con ellos. Nadie mejor que Iñaki Lorente explicándolo.

Por supuesto, los profesionales de la salud son una herramienta indispensable. Puede que encajes mejor o peor con ellos, pero debes hacer un esfuerzo por encontrar profesionales que te escuchen, que intentan entenderte, se interesen por ti y por tu situación… Os animo a ser activos en esta búsqueda. Búscalos si no los tienes. Cuenta con ellos.

Que no se te olvide, eres “único”, claro que sí, pero no eres “el único”. Pese la creciente individualidad de hoy día, tendemos a agruparnos en torno a lo que nos une, creando una red valiosísima. Apóyate en ella si lo necesitas. Existen grupos de personas con una energía que merece la pena aprovechar. El mundo virtual solo en ocasiones refleja una situación real, ofreciendo tanta información, que es tremendamente sencillo elegir aquello que más nos llama la atención como único criterio de selección. No debemos dejar llevarnos por las apariencias. El Dr.Google no tiene experiencia en tratar pacientes. Sabe de algoritmos de búsqueda en la red, no de personas. Sabe manejar datos y sacar conclusiones basadas en frecuencias, pero no posee la sensibilidad y sexto sentido que se manifiestan en las relaciones humanas y marcan la diferencia.

Consciente y conocedora de las limitaciones de la telemedicina en el manejo de las enfermedades, considero que hay sistemas que aportan una pieza importante donde poder consultar con rapidez, seguridad y confianza las dudas a un especialista que sabe bien de lo que habla, ayudando al paciente a su vez a mejorar su autoestima y capacidad de autocontrol de enfermedades complejas, como la diabetes, en las que se hace necesario aprender a convivir día a día con ellas. My Doctor App mejora el acceso a una información médica segura, independientemente de donde estemos o vivamos, de forma rápida y con la garantía de tener al otro lado del canal de comunicación un especialista. Como profesional, me convence.

Dra. Nuria Gil-Fournier Esquerra, Especialista en Endocrinología y Nutrición.