Archivo de la etiqueta: ecografía

Fusión de imágenes para la detección del cáncer de próstata

El cáncer de próstata es el cáncer más frecuente en el hombre. Uno de cada siete hombres es diagnosticado de cáncer de próstata durante su vida según la Sociedad Americana de Cáncer. El manejo de esta enfermedad es complejo, debido a la dificultad para conocer con fiabilidad su estadificación y velocidad de progresión. Es más frecuente el cáncer de próstata sin relevancia clínica (indolente, latente, no significativo) que el agresivo, significativo, con riesgo de extensión y progresión.

El diagnóstico precoz depende en gran medida de la determinación en sangre del antígeno prostático específico (PSA) y del tacto rectal, pero ambas pruebas son inespecíficas. Un resultado sugestivo aconseja realizar una biopsia prostática dirigida por ecografía para confirmar el diagnóstico.

Esto consiste en obtener muestras aleatorias de la próstata para saber si el crecimiento prostático es benigno o si existen células malignas. Con la técnica clásica (biopsia transrectal guiada por ecografía) se realiza un mapeo de la próstata, pero puede existir cáncer en zonas no biopsiadas. La ecografía por sí sola no es una buena técnica para detectar la presencia de cáncer de próstata, y mucho menos diferenciar si es indolente o es clínicamente significativo. Así, en muchos casos se sobrediagnostica un cáncer no significativo, implicando el sobretratamiento de un cáncer que no supone riesgo para el paciente, en el que podría evitarse o demorarse un tratamiento activo, y al mismo tiempo diagnostica con menos precisión un cáncer clínicamente significativo, que supondría un riesgo para el paciente debido a su mayor tasa de extensión y/o progresión.

En la última década, la resonancia magnética nuclear (RMN) de próstata ha evolucionado, en un intento de mejorar ese diagnóstico poco eficaz, y ser incluida como herramienta en la toma de decisiones para mejorar la rentabilidad diagnóstica del cáncer de próstata y su tratamiento. A su vez, recientemente se ha desarrollado la técnica de fusión de RMN con biopsia guiada por ecografía. La RMN multiparamétrica supone un gran avance en la detección y diagnóstico, ya que ofrece mayor resolución que la ecografía.

Algunas de las ventajas que ofrece la biopsia prostática guiada mediante fusión de imágenes de RMN y ecografía son:

– Permite acceder a zonas poco accesibles con la técnica clásica y obtener solo muestras de zonas altamente sospechosas, reduciendo los efectos secundarios de las biopsias repetidas con resultados negativos, como el sangrado, los problemas de retención de orina, la infección o la septicemia. En muchos hombres con sospecha de cáncer sometidos a varias biopsias con la técnica clásica, persiste la sospecha aunque el diagnóstico de la biopsia no sea cáncer, ya sea por valores de PSA, hallazgos de lesiones pre-malignas en biopsias previas, tacto rectal sospechoso… En ellos está indicada una biopsia de próstata por fusión de RMN y ecografía. Más allá de la reducción del número de biopsias negativas, el Instituto Nacional del Cáncer de EEUU, publicó que con la biopsia de fusión se diagnostican un 30% más de tumores agresivos que con la biopsia clásica.

– Proporciona un mapa del tamaño y ubicación de la enfermedad. Las biopsias con fusión de imágenes obtienen muestras de áreas altamente sospechosas. Con las imágenes obtenidas por fusión y los hallazgos de la biopsia, se puede plantear una terapia focal dirigida a la lesión tumoral con la seguridad de que las zonas de próstata no tratadas no contienen enfermedad clínicamente significativa.

– En hombres con cáncer de bajo riesgo que desean someterse a un tratamiento denominado “vigilancia activa”, la biopsia perineal guiada por fusión ofrece información muy fiable sobre localización, tamaño y agresividad del cáncer.

Este procedimiento precisa realizar primero una RMN multiparamétrica y, solo si se detectan zonas sospechosas, se ofrece una biopsia guiada mediante fusión de RMN y ecografía. Esta biopsia se realiza en quirófano bajo anestesia, introduciendo una sonda ecográfica a través del recto para captar las imágenes de la próstata en tiempo real. La fusión de imágenes obtenidas con RMN y con la ecografía, ofrece una visión 3D muy precisa que permite dirigir la biopsia a las zonas sospechosas. El paciente es dado de alta el mismo día que se realiza el procedimiento, y la recuperación suele ser breve y no dolorosa.

El objetivo en los próximos años es que la progresiva optimización de la técnica permita incluir de rutina las biopsias guiadas a todos los pacientes con criterios clínicos de sospecha de cáncer de próstata significativo, y evitar aproximadamente el 40% de las biopsias innecesarias actuales. Esta novedosa técnica está destinada a cambiar los paradigmas del diagnóstico y tratamiento del cáncer de próstata.

Dr. Juan Gómez Rivas. Especialista en Urología

Hospital Universitario La Paz, Madrid.

Consulta privada – www.icua.es